miércoles, febrero 08, 2006

De matrimonio, dinero y otras pepas…



Hace unos meses un buen amigo japonés, egresado el año pasado de mi laboratorio y pronto a ser enviado en un tour-de-force a Arabia Saudita por la compañía en la que ahora trabaja, recibió de su novia aquel ultimátum que los hombres tanto tememos: “¿y? ¿te vas a casar conmigo o aquí terminamos?”

Ambos tienen menos de veintiséis años pero son novios desde hace unos seis. Ya lo saben, pasaron hace poco del “aniversario de luna” al “aniversario de nube” y, estando camino al aniversario de garúa, el pressing se hizo notar. Además los 25 años son considerados aquí la edad matrimonial por excelencia para las mujeres, así que la presión venía por todos lados (ya lo había predicho el buen Pascal).

Así que, sin mucho tiempo por delante ya que el boleto al país de los camellos está fechado para agosto, programaron su matrimonio para el próximo domingo 19, justo el fin de semana posterior a San Valentín… ¡Qué romántico!

Un amigo malasio y yo fuimos invitados a la ceremonia, ¡nuestro primer matrimonio japonés!, así que aceptamos la invitación sin chistar. Sin chistar y sin contar con las costumbres japonesas. Pero, ¡hey!, todos los días se aprende algo, ¿no?

Luego de aceptar, el novio nos preguntó si nos quedaríamos a pasar la noche en esa ciudad, luego de la recepción. “No se preocupen, yo invito”. Nosotros, occidentales, cautos, y sin ganas de ocasionarle un gasto extra a nuestro amigo, decidimos que no. Viajaríamos en un bus nocturno, nos lavaríamos la cara en el Terminal de buses, asistiríamos a la ceremonia, y regresaríamos a Kyoto esa misma noche en otro bus nocturno. “No se preocupen, es tradición japonesa”, nos repetía él. Pero nosotros, tercos como sólo los extranjeros somos capaces aquí, nos negamos tres veces (como Pedro). Y la cosa quedó allí.

Allí, hasta que hace una semana recibimos la invitación formal… ¡acompañada de boletos de tren bala! (y de un mensaje que repetía “no se preocupen por eso, que es tradición japonesa”).

Preocupados por esto de “tradición japonesa” decidimos investigar. Y resulta que…

Efectivamente, cuando eres invitado a una boda en una ciudad alejada de la tuya, el novio pagará los gastos que te ocasionará el asistir (i.e., pasajes y estadía). Los pasajes son normalmente en tren bala (que es la manera más cómoda de viajar) y la estadía en un hotel cercano al lugar de la recepción. Pero…

Esta misma tradición japonesa indica que el regalo a los novios deberá ser en dinero rabioso, adecuadamente oculto dentro de un sobre especial (en Japón el dinero es considerado “sucio” así que todos le alcanzan el dinero a los demás dentro de un sobre), por un monto igual o superior al que han gastado por ti en la boda. Así que ahora mi amigo malasio y yo deberemos obsequiarles a los novios como regalo de bodas “un sobre” con por lo menos cien o ciento cincuenta dólares en él (el costo del boleto).

Esto de no conocer todas las tradiciones del país que te cobija puede resultar realmente costoso…

19 Comentarios:

El 08 febrero, 2006 22:23, Blogger Cloud Strife dijo...

HAHAHAHAAH Giancarlo. ¿Qué Pilar no te explico que en los matris ponjas esa es la clásica? Si eso es costumbre hasta en Perú, si vas a matri o entierro Nikkei TIENES que dejar sobre x un monto de dinero. Claro que aquí en Perú no te pagan el taxi que debes tomar o el avión; x supuesto que no, pero que se deja sobre (aparte de otro regalo si es x Saga o Ripley) es un must.

 
El 09 febrero, 2006 02:52, Anonymous zajg dijo...

joer ir a uno de esos matriquis no sale a cuenta.

saludos desde españa

 
El 09 febrero, 2006 05:18, Blogger The First of the Gang to Die dijo...

que comprometedor.
habra que sacarle el jugo a esa recepcion... a ver si en japon las solteras tambien se muestran muchisimo mas vulnerables en recepciones de bodas.

 
El 09 febrero, 2006 05:20, Anonymous Lella dijo...

面白いですけどね!(^_^) Pero, es verdad que algunas veces parecen no darse cuenta de que te ponen en unos buenos lìos. Vale, voy a esperar el siguiente cuento. ではまたね!
(^_^) Lella

 
El 09 febrero, 2006 07:46, Blogger verolindapechocha dijo...

Bueno mi estimado GiancarloSan, mas vale que te diviertas y recuperes el valor de tu "inversión". Hey, pero no te diviertas tanto que puedas enfadar a Pilar.

En todos lados los recién casados son bien conchán... A mí me da roche hasta la cuestión del shower. Pienso que no voy a hacer uno.

En todo caso, la gente que se muda fuera de su casa sin casarse o sola también debería recibir regalos, ¿no?

Y en cuanto a la edad matrimonial ideal, pues según los japoneses yo ya me quedé como quien dice, vistiendo santos.

Besos.

 
El 09 febrero, 2006 08:22, Blogger Peppermint dijo...

Giancarlo, creo que mejor vas rompiendo tu chanchito y sacando tus ahorros, esa tradición de la pasta ganza no sólo se limita a japón, en todas partes de cuecen habas, y más en España. Aquí en Galicia, la gente se gasta un dinero que no es normal en una boda 'de las de verdad' con comida hasta decir basta, porque los gallegos comen como 4 estómagos. Y no me digan que no, porque a la última boda que fuí el moso me dijo que aún después del banquete sobraban como 10 ollas industriales de comida y que todos los trabajadores del hotel se llevarían su tapper y lo que sobre iba para los cerdos, yo alucino.

A lo que iba, que no sale a cuenta para un invitado, hay que sacar el regalo de la lista de boda, y a veces puedes aliarte con otro invitado y comprar algo, pero otras ya está todo reservado y sólo te queda la tele de plasma gigante, AAaRgggg.

Yo ya estoy haciendo mi lista, porque los pienso sangrar a todos, a ese , a ese, y aquel xDDDDDDDDDDDDD

 
El 09 febrero, 2006 22:22, Blogger Zuriñe Vázquez dijo...

Ya lo creo que puede resultar caro!! siempre pasa igual cuando no conoces las costumbres. Es curioso como siempre todo lo que nos cuentas. (Lo de las tres negaciones era de Judas? creo). Un abrazo desde España

 
El 10 febrero, 2006 02:34, Anonymous julián dijo...

Asu, y cuántos invitados tuvo esa boda? Qué tipo de boda fue, civil o religiosa (y de qué religión -.- ? )

Visita mi nuevo blog.

 
El 10 febrero, 2006 15:36, Blogger Giancarlo dijo...

¡Hey, hola a todos!

El matrimonio será el próximo domingo 19, y ya les contaré cómo son estas ceremonias en un próximo post. Por cierto, una amiga me dijo que debería sentirme halagado, ya que normalmente todos están invitados a la recepción pero muy pocos a la ceremonia. Según lo que me explicó, éstas son tan pequeñas como los matrimonios civiles en Lima...

Por cierto, esta misma amiga "sugirió" que el sobre lleve por lo menos 200 dólares pero, como los japoneses consideran mejores a los números impares (¿una superstición más?), ella pondría 300...

¡Qué caro, maldición!

Pregunta de último segundo... Si en Lima se está poniendo de moda servir comida japonesa en las recepciones, ¿qué pondrán aquí?

Un abrazo a todos y ¡gracias por vuestra visita y comentarios!

 
El 11 febrero, 2006 01:41, Anonymous Anónimo dijo...

Giancarlo, bueno tu post.

Tengo curiosidad por saber si en los matrimonios japoneses entregan un pedazo de torta a cada uno de los invitados. Me acuerdo que cuando estaba en Tokio las tortas eran enanas por lo que en las reuniones repartían a los que querían probarla un micro-pedacito. Lo que sí eran toda una obra de arte.

Un abrazo, Pepe H.

 
El 11 febrero, 2006 21:39, Blogger idou_picio dijo...

Acá en México suele pasar algo semejante, se les paga hospedaje a los invitados que viene de fuera.

Y bueno, es una costumbre japonesa que, por lo visto, tiene sus ventajas porque quedas bien con los invitados sin que te cueste dinero, o casi poco dinero: Ellos te invitan el hospedaje pero los $100/$150 gastaron en tí ahora lo retribuyes en el sobrecito con la misma cantidad. De esto se concluye que no te invitaron porque, finalmente, pagaste tu hospedaje. Claro, los habrá quienes coloquen menos de la cantidad indicada, pero sí retribuirán un buen porcentaje Al menos en hospedaje a invitados los anfitriones gastan poco de lo que uno supone a primera vista.

El caso que funciona aquí es la diplomacia, las buenas costumbres del anfitrion con el huésped.

Saludos cordiales

 
El 12 febrero, 2006 13:03, Anonymous Cris dijo...

Holas,

Giancarlo, como siempre, muy bueno tu artículo, y la observación que tienes para los "usos y costumbres" de la cultura japonesa.

Unos amigos "japos" me comentaron algún tiempo atrás que, generalmente, el dinero que uno obsequia en el "sobre" cubre lo que uno mismo consumirá (comida y bebida) durante la recepción del matrimonio además del "hikidemono" (obsequio recordatorio de parte de la nueva pareja) que todo invitado recibirá al término de la recepción.

Giancarlo, no te quede duda que regresarás a tu casa con un tremendo paquete conteniendo una olla, o vajillas, etc. Por otro lado, podrían entregarte un catálogo para que solicites el regalo a tu gusto... dentro del presupuesto definido por los nuevos esposos, claro está!

Bue... en todo caso, que pases buen rato durante la ceremonia y la recepción... así como también durante los trotes de ida-vuelta!

Saludos

 
El 12 febrero, 2006 20:41, Blogger Fabricio Loayza Puch dijo...

Jajajajaja, ya sabes a quien quisiera ver comentar este post; aunque extraoficialmente me dijeron que en esa boda seriamos nosotros, los invitados, quienes recibiriamos un regalo. Un abrazo.

 
El 12 febrero, 2006 22:46, Anonymous Waterbaby dijo...

Hola desde España Giancarlo,
Pues ya me parecia a mi que tenia truco eso de pagarte el viaje! La ultima boda a la que fui en septiembre de un compi de trabajo quedamos todos en que pagariamos lo que le costo al novio la bebida y la comida y pusimos todos 60 euros cada uno. Pero aqui el dinero nos debe parecer mas sucio todavia porque se hace todo por transferencia a una cuenta que los novios tienen en unos grandes almacenes y que luego se gastaran en la luna de miel o en lo que estimen conveniente. El tema es que no les cueste nada invitarte. Ahora, en la barra libre hay que hacer justicia!!!
En otras cuando el novio reparte los puros tras el banquete se le entrega disimuladamente un sobrecito con tu contribucion. Una a miga mia me dijo que en la suya se encontraron unos cuantos sobres vacios!!!! Hay cada hipocrita por ahi suelto!!!

 
El 13 febrero, 2006 06:06, Anonymous Mili dijo...

Buen post. Según vi una vez en un programa sobre los casamientos japoneses es que en realidad son muy poco los invitados a la ceremonia porque sólo van familiares, y se hace miles de cosas (estaba la ceremonia del té, según recuerdo, lo hacia la novia hacia la futura suegra, sólo que no recuerdo si era en la ceremonia o en la recepción), en todo caso trata de pasartela bien y conseguirte un cachuelo antes del 19 para que puedas juntar el dinero para tu amigo ^^Uu. Nos vemos!

 
El 14 febrero, 2006 06:25, Blogger |_Bonny_| dijo...

Wow! He conocido tu pagina y he leido lo que mas he podido de un tiron. Es muy interesante poder conocer la cultura japonesa a traves de tus letras... Excelente para quienes estamos interesados en conocer culturas mundiales, y sobre todo una tan importante como la oriental.

Saludos y felicitaciones. Buen blog!

 
El 14 febrero, 2006 18:57, Blogger Giancarlo dijo...

¡Hola, Pepe-san! Hace muchas lunas que no tengo noticias tuyas... espero que todo esté bien contigo y tus gordas... Yo también me pregunto lo de las tortas. ¿Qué costumbres tendrán aquí? Ya veremos...

Pues yo creo, Idou_Picio, que efectivamente es mejor obsequiarle dinero a una pareja de recién casados que llenarlos de docenas y docenas de platos que nunca usarán. Mejor que decidan ellos mismos qué hacer con el dinero, ¿eh? Ésta, sin embargo, no es una costumbre tan extendida en el Perú. Allí el concepto de las "Listas de Novios" no tiene más de 10 ó 15 años y está arraigada principalmente en el 20% más rico. En el 80% restante, los invitados prefieren enviar personalmente sus obsequios (usualmente vajilla, cubiertos o algún electrodoméstico) directamente a la casa de los padres de la novia.

¡Hey, Cris, no me asustes! Que a este paso voy a tener que llevar un sobre con por lo menos 500 dólares... ¡Plop!

Bienvenido de vuelta por estos lares, Fabricio. ¿Cuándo se supone que deberemos vestirnos de pingüinos para el matrimonio del popular Jo-se-fú? Menos mal que será aquí en Kyoto, que así no tengo que poner mucho en su sobre...

¡Waterbaby! ¡No puedo creer lo de los sobres vacíos! Como decía un famoso comediante limeño, me has dejado a-no-na-da-do. Para evitar eso, los sobres entregados aquí tienen el nombre del obsequiante. Cautos los japoneses, ¿eh?

Hola Mili, ¡bienvenida! Los japoneses son esencialmente budistas-sintoístas, pero más que nada son comercialistas, así que incluyen en estas ceremonias lo que sea que vean por televisión. Se que los matrimonios en Tokyo-Disneyland son considerados por algunos como el non-plus-ultra del romanticismo... ¡Ver para creer! Ya les contaré cómo realizan la ceremonia por aquí.

Hola Bonny, gracias por la visita y las palabras. Espero no aburrirte en próximos posts...

 
El 16 febrero, 2006 06:01, Blogger Chiringui (Trepanador) dijo...

Ostras! yo ví a muchos japonese que se casaban en París!!!

 
El 15 junio, 2007 05:26, Anonymous zordor dijo...

Jejeje yo me entere de esta historia estando en la otra parte de la balanza, siendo futuro (futusirimo) novio de japonesa.

Ciertamente me parece absurdo, si vas a pagarlo tu, ve como te de la gana, aaamos digo yo :D

 

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un vínculo

<< Inicio