viernes, febrero 03, 2006

¡Buena suerte! (con un Kit Kat)



Si le preguntas a quemarropa a un japonés si es supersticioso te responderá que no. Si le cuentas que a ti no te gustan los gatos negros, que llevas siempre contigo una pata de conejo para atraer la buena suerte, que por el contrario tirar sal o romper un espejo te traerá mala suerte, que tomas doble precaución si tienes que salir de tu casa un martes trece, y que nunca, jamás, intentarías pasar bajo una escalera, pues entonces se reirá de ti por creer en esas tonterías que no tienen el más mínimo sustento científico.

Sin embargo, este mismo japonés no osaría comprar un juego de cuatro copas, no clavaría los palillos en el arroz, escondería los pulgares al paso de una comitiva fúnebre y de ninguna manera dormiría con la cabeza hacia el norte...

¡Bienvenidos al país de las mil supersticiones! (y de los ciento veinticinco millones de personas que creen no ser supersticiosas...)

En Japón nos encontraremos con todo tipo de supersticiones, justo como en botica. Y todas ellas han formado parte del imaginario local por tanto tiempo, que nadie las considera supersticiones.

La más importante quizá tiene que ver con los números 4 y 9. Una de las formas de leer 4, shi, significa también "muerte", y 9, ku, también quiere decir "pena" o "sufrimiento". Así que nunca encontrarán aquí esos juegos de vajilla de recién casados que venden en Ripley que tienen 4 juegos de platos hondos, tendidos, tazas, etc., y probablemente se sorprendan de no encontrar pisos 4 ni 9 en algunos hospitales. Por cierto, si caes enfermo, asegúrate que tu habitación no tenga los números 42 ni 24, ya que shi-ni quiere decir "morir" y ni-shi "doble muerte". Luego de que me explicaron esto, entendí porqué el dependiente de la tienda puso cara de sorpresa cuando intenté comprar precisamente cuatro platos, cuatro tenedores, cuatro cucharas, cuatro vasos...

Pero evitar el número cuatro no es la única superstición relacionada con la muerte. Por ejemplo las personas evitan dormir con la cabeza al norte, ya que esta es la manera en que las tumbas están dispuestas. Si una carroza fúnebre pasa frente a tí, haz puños y esconde en ellos tus pulgares. No te cortes las uñas de noche, o no estarás al lado de tus padres cuando ellos mueran. Al comer deberás evitar clavar tus palillos en el plato de arroz mientras haces una pausa al comer: esa es precisamente la forma en que se honra a los muertos. Tampoco podrás alcanzarle comida a nadie "de palillo a palillo", ya que esa es la forma en que se manipulan los restos óseos luego de una cremación. Lo que si está permitido es atrapar moscas con los palillos como hizo Miyagi-san en Karate Kid (aunque no conozco a nadie que lo haya logrado). Y por supuesto, si intentan hacerlo, laven los palillos antes de comer...

Una pregunta usada muchas veces para romper el hielo en una reunión (y que nosotros creeríamos que sólo podrían hacérnosla en Transilvania) es "¿cuál es tu tipo de sangre?". No hace mucho, en 1927, un psicólogo japonés dijo que "cada parte de tí, tu nariz, ojos, cabello, cerebro, tiene el mismo tipo de sangre, así que es natural que tus emociones y pensamientos se vean también influenciados". Así que luego de un paciente estudio, concluyó que una persona con sangre tipo A será diligente y metódico pero nervioso; el tipo B marcará a las personas originales pero inconstantes; una persona AB será social y sensitiva; y una persona con sangre tipo O será definitivamente una persona resuelta. Este concepto está tan arraigado en Japón, que inclusive los personajes de algunos animes como Sailor Moon tienen un tipo de sangre específico y acorde con sus características.

Antes de usar el calendario Gregoriano, los japoneses usaban uno acorde con las fases de la luna. Este calendario, llamado rokuyo, tenía semanas de sólo seis días, y cada uno poseía características que lo hacían de buena o mala suerte. Las parejas, por ejemplo, evitabann casarse en días Butsumetsu ya que son de muy mala suerte, y las empresas procuran lanzar sus productos nuevos en días Taian, ya que son de muy buen augurio. Un estudio científico realizado por la Universidad de Kyoto reveló que el hospital universitario había gastado 7.4 millones de yenes de más (unos 74,000 dólares) debido a la negativa de muchos pacientes de ser dados de alta en un Butsumetsu.

Y así como éstas hay cientos y cientos de pequeñas supersticiones en estas islas. Muchas de ellas, a mi entender, promovidas por los sacerdotes budistas y sintoístas cuyos templos generan pingües ganancias por la venta de omamoris, o amuletos, los mismos que, por cierto, sólo valen durante un año, luego del cual debes deshacerte de los mismos en una ceremonia especial en Setsubun para luego, ¡por supuesto! tener que reemplazarlos comprando amuletos nuevos...



Las nuevas generaciones no se quedan atrás y han transformado al popular Kit Kat en un amuleto de buena suerte. Kit Kat suena parecido a kitto katsu que significa "¡definitivamente vencerás!", así que es considerado de buena suerte que te regalen por lo menos uno antes de un examen muy importante.

En fin, allá los japoneses con sus costumbres. Cada uno es libre de creer en lo que quiera, ¿no? Lo que es yo, pues no soy supersticioso ya que es bien sabido que eso trae mala suerte...

10 Comentarios:

El 03 febrero, 2006 23:53, Anonymous Yosolito dijo...

Tienen supersticiones muy curiosas. En especial la del numero cuatro. ;)

 
El 04 febrero, 2006 02:13, Blogger Cloud Strife dijo...

Como todo país, Japón no escapa a las supersticiones. aunque ya conocía muchas de ellas; como la de NO clavar los ohashi (palitos para comer, NO pasar la comida entre los ohashi (xq cuando incineran un cadaver usan los ohashi para sacar los restos oseos y depositarlos en la urna) hay muchas que desconocía (cabeza al norte x ejm.).
Lo que si me parecio extremo es que un hospital no tenga ni piso 4 o 9 (nunca me fije ene se detalle la verdad). ¿Qué hacen entonces? Acaso se pasan al piso 5? Eso si me parece super ilógico, especialmente xq en Japón no sobra el espacio... en fin al menos ya se que cuando regale algo en Japón no debe ser ni múltiplo de 4 o 9 (felizmente nunca cometí esa patinada jejeje).

 
El 04 febrero, 2006 05:31, Blogger verolindapechocha dijo...

Cómo siempre, muy ilustrativo y entretenido tu post Giancarlo. Definitivamente sacamos tu blog en libro ah!
Lo de los Kit Kats me parece muy jalado de los pelos, pero bienvenidos sean. Nunca se le dice no a un chocolate, ¡eso si sería de mala suerte!
Besos.

 
El 04 febrero, 2006 21:10, Blogger Peppermint dijo...

Muy interesante Giancarlo, lo que más me llama la atención es lo de los ohashi, yo no me imagino pasando las cenizas de mi abuela de plato a plato con un tenedor (eso viéndolo como la oxidental hereje que soy).

Por cierto, en galicia hay un dicho que dice asi: Las bruxas no existen, pero de haberlas... hailas. Que quiere decir que no somos supersticiosos , claro, pero de que existen las brujas, los hombres lobo, los gatos negros, los fantasmas y demásssss eso es cierto.

 
El 05 febrero, 2006 00:18, Anonymous Pamela dijo...

Hola Giancarlo, te saludo desde Lima y queria felicitarte por tu blog, es muy entretenido, me parece un lindo detalle lo del chocolate Kit Kat antes de dar un examen (^_^)
sabes,tengo unas dudas sobre los estudios en Japón y quisiera saber si puedes orientarme un poco, si no hay inconveniente, mi correo es
palcimi@hotmail.com
Gracias

 
El 06 febrero, 2006 02:50, Blogger Zuriñe Vázquez dijo...

Menos mal que no son supersticiosos!! que interesante siempre resultan tus post. Me quedo estupefazta. Cuando visite Japón voy a saber mucho gracias a ti y además iré bien informada. Eres un sol

 
El 07 febrero, 2006 05:52, Blogger The First of the Gang to Die dijo...

Que barbaro.... en una sociedad de miles de años de soberania y aparente estabilidad politico economica y sobre todo cultural resulta dificil creer que el folk predomine tanto.
creo que nunca terminare de asombrarme de lo interesante que es el japon.

Saludos.

 
El 07 febrero, 2006 16:54, Blogger Giancarlo dijo...

Hola, Yosolito. Muchas de estas supersticiones nos parecen tan raras porque son muy distintas de las nuestras. Pero eso aplica a casi todo lo japonés. Recuerdo haber ido a ver al cine "El viaje de Chihiro" con unos amigos en Lima, y uno de ellos comentó al final de la película "¡Alucinante! ¿Qué se habrá fumado el director para hacer esta película?" Al llegar aquí te das cuenta que todo no es más que parte del típico imaginario japonés...

¡Cómo estás, Tenshi-renji! Veo que sigues disconforme con tu nick... ya encontrarás uno que te apetezca más... Efectivamente, muchos hospitales no tienen pisos 4 ni 9, pero eso sólo quiere decir que el piso 4 es etiquetado como piso 5, el 5 como 6 y así sucesivamente. Así que es probable que si en un hospital estás alojado en el piso 15, realmente lo estás en el 13... Uyyy... ¡Mala suerte!

¡Hola Vero! Kit-Kats, Morozoff, Godiva y una larga lista de otros fabricantes de chocolates hacen su agosto por estas tierras. Es que los japoneses comen chocolates como si se fueran a acabar pronto todos los chocolates del mundo...

¡Hola Pepper! Pues si, para pasar cenizas mejor usamos una cuchara, ¿eh? ¡Ja!

Hola Pamela, bienvenida. Cuéntame en qué te puedo ayudar, y yo encantado. Mientras más peruanos en Japón, mejor: ¡invadamos las islas! ¡Todos a bordo!

¡Jajaja! Pues si, Zuriñe, imagínate si efectivamente fueran supersticiosos...

Hola Gang, bienvenido de nuevo por estos lares... Tienes razón, es sorprendente la cultura folclórica por aquí, y eso que no sólo hablamos de supersticiones. Pero fíjate que la occidental es también recontra folk, sólo que como es parte de nuestro día a día, nosotros ni cuenta... ¿Rezar a los muertos, por ejemplo? ¿Alguien dice yo...?

 
El 18 abril, 2007 18:00, Blogger Nieves dijo...

No sé cómo he llegado hasta este blog, pero me alegro de haberlo hecho. Sobre lo del kit kat... qué decir. He debido engordar unos 3 kilos sólo a base de los que me regala mi mejor amigo Yoshihiro antes de cada examen de japonés. Me encanta este blog, seguiré leyéndote.

 
El 01 noviembre, 2007 17:53, Blogger maria-chan dijo...

Hola!!
Domo arigatou gozaimasu!!!
Me has ayudado mucho:), me enacanta Japón pero la verdad, no conocia sus supersticiones, me encantaria que me contaras más cosas sobre japón, te dejo mi correo, espero que me agregues ;):
yumie220@hotmail.com
Bseso y cuidate.

 

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un vínculo

<< Inicio