martes, enero 10, 2006

¡A comprar! ¡A comprar! ¡Que el mundo se va a acabar!

Los tres primeros días del Año Nuevo (sanganichi) son muy importantes en Japón. En primer lugar, significa ponerte tu mejor kimono para visitar varios templos y saludar a los dioses (no se vayan a olvidar de ti en el año que comienza)...



Y también significa... ¡el inicio de la temporada de remates invernales!



Las calles estuvieron repletas de japoneses dispuestos a gastar sus bonos de invierno (lo que sería la Gratificación Navideña en el Perú) aprovechando al máximo los descuentos de estos días. Las tiendas y grandes almacenes, sabedores de esto, se preparan con semanas de anticipación para no desaprovechar esta oportunidad de deshacerse de sus stocks muertos, es decir, de aquellos productos que no se vendieron tan bien durante el año anterior, y preparan las ya famosas fukubukuro o "bolsas de la suerte"...



Las fukubukuro son bolsas (cerradas y selladas) que contienen productos por valor superior al precio de la misma. Si compras una de 5000 yenes (50 dólares), estarás seguro que los productos contenidos superarán esa cifra. Y si compras una de 200.6 millones de yenes (más o menos 2 millones de dólares), podrás estar seguro de que te llevarás a casa una auténtica ganga...

Pero, ¿vale la pena arriesgarse y gastar grandes sumas de dinero por productos que quizá no querramos? Si bien las bolsas de las tiendas de ropa están etiquetadas por tallas, ¿qué pasa si no tengo suerte y me tocan prendas horrendas? Pues para las japonesas el asunto más que de suerte, se trata de competencia: obtener "la" bolsa, que justo contiene "el" producto, antes que cualquiera de sus amigas es, al parecer, aliciente suficiente. Vean sino la historia de estas 16,000 chicas que hicieron cola frente a un importante centro comercial en Tokio para poder hacerse con una de sus bolsas (o morir en el intento).

La costumbre de las fukubukuro llegó ya a Hawaii (isla americana con una gran colonia japonesa) e inclusive a San Francisco, en donde la tienda de Apple puso a la venta bolsas de 250 dólares que podrían contener una iPod... ¿Algún día llegará a nuestras puertas? Esposos y novios tiemblen, que las mayores consumidoras de estas bolsas son (¡quienes más!) ¡nuestras bellas medias naranjas!

(Pueden ver algunas fotos adicionales de estas bolsas en la página de greggman)

14 Comentarios:

El 11 enero, 2006 00:06, Blogger Cloud Strife dijo...

Otra locura de Japón. ¿Como es que alguien puede comprar algo que no ha visto? Es decir Giancarlo, uno solo sabe la talla de lo que compra y si es un pantalón, polo, etc. No tienes ni idea del color, ¿nada? Eso si es una locura.

 
El 11 enero, 2006 22:26, Anonymous Anónimo dijo...

Saludos desde El Caribe, Zenia en :

http://imaginados.blogia.com

Eres genial, y solidario. No es comùn este matrimonio. Piensas en los otros. Gracias por existir.

 
El 12 enero, 2006 00:15, Anonymous Dayana Litz dijo...

Cada dìa la mirada latinoamericana desde el mundo asiàtico es realmente muy interesante...

 
El 12 enero, 2006 09:00, Blogger Luzbeíta dijo...

Muy interesante... acá en Uruguay es bastante caro como para arriesgarse con el contenido de la bolsa, pero de todas maneras, imagino la ansiedad y curiosidad de las personas que sí pueden pagarlo, lo deben disfrutar enormemente! Sdls

 
El 13 enero, 2006 11:11, Blogger verolindapechocha dijo...

Bueno, es una curiosidad curiosa :) De hecho, la emocion de la sorpresita... ¿Será que los niños japoneses no celebran sus cumples con piñata? De repente de esa carencia les queda ese apetito de sorpresa, siendo adultos.

Hey Gianca, César me recomendó el blog Oña Moto. ¿Es de Pilar, tu Pilar? Allí también está el interesante post sobre los regalos de fin de año que se deben hacer. Total, una gastadera de plata, que los bonos invernarles deben durar NADA.

 
El 14 enero, 2006 05:41, Blogger Zuriñe Vázquez dijo...

Que curioso lo de las bolsas de la suerte! increible lo que nos cuentas. Aunque también hacemos un poco eso nosotros con las rebajas, compramos muchas veces algo que no necesitamos simplemente porque es más barato... interesante como siempre Giancarlo

 
El 15 enero, 2006 06:04, Blogger Diva dijo...

Me encantó tu blog Giancarlo. Muy interesante en verdad. Me parece fascinante la diversidad cultural que pueden tener países tan distintos como el nuestro con Japón. Gracias por compartir tus experiencias y vivencias en tierras tan lejanas.
Saludos
Anarella

 
El 17 enero, 2006 04:05, Blogger Peppermint dijo...

Giancarlo tu
"Has sido elegido"

MUWAHAHAHAHAHAHAA

 
El 17 enero, 2006 15:13, Blogger Pilarcita dijo...

Una imagen dice más que 1000 palabras... y si las imágenes están en movimiento son todavía más elocuentes!...hahaha. ¿A dónde puede llevar el consumismo y la frivolidad... ¡cuando se tiene dinero!, no?

 
El 21 enero, 2006 08:52, Blogger APIUR dijo...

Salut de Portugal,
Blog mui interessante,
Apiur

 
El 26 enero, 2006 15:39, Anonymous carlos martinez dijo...

Lo de las bolsas sorpresa tiene mas de juego que de compra, el caso es ingeniarselas para sacar dinero. Por aquí se llaman sobres sorpresa y son infinitamente mas modestos, practicamente solo para niños.
Volveré a tu bitácora, es muy interesante.

 
El 28 enero, 2006 15:23, Blogger idou_picio dijo...

Por cierto, ya que comentas esto el exacerbado consumismo, ¿es cierto que en Japón existe una tendencia a admirar/preferir lo norteamericano? En otras palabras ¿es cierto que entre los japoneces, el común de ellos, existe una americanofilía? Se me ocurrió esta pregunta ahor ue comentabas lo del consumismo.

Saludos.

 
El 28 enero, 2006 18:13, Blogger Giancarlo dijo...

Hey César, de una a esta parte te has dedicado a robarle la posición de primera comentante a Pepper, ¿eh? ¡Ja! Como siempre, gracias por darte un salto. Y sip, la cosa es como la pintas. Lástima que no estuviste aquí en Año Nuevo que hubieras visto la locura al respecto. Por cierto, no dejes de ver el video de Disinfotainment para que te des una idea de lo que te perdiste...

Zenia, Dayana, Anarella, Apiur, gracias por la visita. Espero verlos de nuevo.

Luzbeíta, se nota que eres mujer que tú si entiendes la necesidad de ser sorprendidas que tienen las japonesas. ¿Será que la falta de mimo de los japoneses a sus novias y esposas las obliguen a ellas a buscar estos sucedáneos?

¡Jajaja! Vero, creo que también diste en el blanco. Hace poco vi una entrevista a un payaso peruano en Japón, que contaba que los niños japoneses no tenían ni la menor idea de qué hacer cuando él entraba a la reunión. Aunque bueno, nosotros tampoco sabríamos qué hacer si se nos presenta un monje shintoísta ¿eh? ¡Ja! Y sip, esa Pilar es mi Pilar. ¡Qué tal pareja de geeks estos! ¿no? Plop.

Nooooooooo.... De acuerdo contigo, Zuriñe, no compremos cosas que no necesitamos, que eso se llama consumismo. Y Japón es una sociedad terriblemente consumista.

Hola Pepper... así que me has ¿"taggeado"? ¿"memeado"? ¿Cuál es la palabra correcta? Quise responder con un comentario en tu blog, pero ya sacaste ese post del aire... En fin, luego de los miserables 13 ó 14 puntos que obtuve en tu encuesta freakera no parece que tenga muchas manías extrañas, ¿no? ¿no? ¿no? ¿no? ¿no?...

Sip, de acuerdo Pilarcita. Pero en el Perú también vivimos el consumismo. Todos pasan el día a día "con su mismo pantalón, con su misma camisa, con su misma ropa interior"... ¡Abajo el consumismo!

Hola Carlos. En realidad con cualquier bolsa sales ganando, si comparas los precios de las etiquetas con el precio de la bolsa. Lo malo es que existe la posibilidad de que no te guste más que una o dos cosas de la bolsa, y allí si habrás gastado dinero por las puras...

¿Admirar lo norteamericano? Si, es cierto Idou. Pero no te confundas, que los japoneses saben manejar muy bien estas cosas a largo plazo. Hace unos 150 años por ejemplo, durante la Restauración Meiji, Japón se occidentalizó cambiando los trajes típicos como Kimonos y Yukatas por camisas y corbata. Podríamos decir que tenían una "euromanía". Pero obtuvieron lo mejor de esa cultura y no dejaron de ser japoneses. Estoy seguro que ahora se están empapando de americanismo, hasta que hayan obtenido de ese modo de vida todo lo bueno que podían conseguir. Y allí apuntarán en otra dirección. Gracias por la visita.

 
El 06 enero, 2007 00:06, Blogger An dijo...

jajajja,interesante costumbre,es como los sobres sorpresa que venden en españa algunas tiendas..aunque en esos sobre las cosas suelen valer menos que el valor del sobre...prefiero Japon

 

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un vínculo

<< Inicio