domingo, septiembre 04, 2005

Disolver, disolver el congreso...

Hace un par de semanas el primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, sufriendo de ego herido al haberse negado el congreso a aprobar su proyecto de privatización del correo (Serpost local), decidió disolver la Cámara de Representantes (suerte de Cámara de Diputados) y adelantar las elecciones, en una maniobra que puede costarle el futuro político. Quienes estén interesados en conocer más sobre esto dense un salto por aquí, acá, allí o acullá.

Los partidos ya comenzaron sus campañas electorales: abrieron oficinas en las principales ciudades y comenzaron a poner anuncios por doquier...





Hasta allí suena parecido a lo que ocurre en el Perú, salvo por dos detalles: la ciudad no está inundada de anuncios (que en Lima y otras ciudades cubren paredes, pistas, postes y cerros), y todos ellos han sido diseñados para ser retirados rápidamente luego de las elecciones. Hagámosle un zoom a la foto anterior...



Los carteles están pegados a la pared con ayuda de unos adhesivos de fácil retiro (sí, ese adorno amarillo con forma de estrella es en realidad uno de los adhesivos), de forma tal que pueden ser retirados sin problemas al final de la elección. ¿Por qué no obligamos todos a hacer algo parecido en el Perú? En fin...

Pues sí, los partidos políticos dañan menos la imagen de la ciudad de lo que estamos acostumbrados en el Perú. Pero no todo es maravilla... Si bien la imagen está protegida, no lo están los oidos...





Desde tempranas horas de la mañana la ciudad es recorrida por estas combis con parlantes, que con el volumen al máximo tratan de explicar a los adormecidos ciudadanos las propuestas de sus candidatos, los que muchas veces están al lado de la misma saludando a los transeuntes. ¿Ven al tipo ese con la banda azul cruzándole el pecho? Sí, es uno de los candidatos... ¡Horrible oye!

Creo que esto de la publicidad a alto volumen ya no es aceptado en el Perú. Lo recuerdo de algunos pueblos bastante remotos, en los que no es posible llegar a todos los hogares con publicidad televisiva, pero ¿en Lima? Estoy seguro que no sería aceptado... Es más, ¡dejaría de votar por cualquier candidato que ose interrumpir mi sueño dominguero!

Pero aquí, ¡qué le voy a hacer! No me queda más que comprarme unos tapones de oido y dormir con ellos.

4 Comentarios:

El 04 septiembre, 2005 20:14, Blogger Peppermint dijo...

Uff, al menos a ti no te despiertan con música de GAITAS!!... Más feo que pegarle a un padre con un calzoncillo mojado( a las 8 de la mañana en domingo, suena como si estrujaran un gato al lado de tu cama ). Pero Aqui también hacen lo mismo ,usan unos paneles de tripley en donde colocan todos los carteles, y unos forrados de cartón para colgarlos de las farolas, excepto por algunos inadaptados que hacen algun graffiti de su candidato favorito en la pared.. pero es poco común. Luego de la época de elecciones todo desaparece. Esto es lo que tienen vivir en un pueblito grande.

Por cierto, el hombre de la primera foto no es el que dicen que se parece a Richard Gere ? Lo vi por la tele, dandole un abrazo al Mr. Gere diciendo que era su actor favorito.

 
El 04 septiembre, 2005 22:57, Anonymous julián dijo...

Wow, candidatos publicitándose en las calles... acá les arrojarían basura. Buena idea lo de los carteles fáciles de remover, una idea simple pero efectiva.

 
El 06 septiembre, 2005 03:36, Anonymous Jomra dijo...

Saludos

Me ha gustado eso de los cartelitos fáciles de quitar (además que el adhesivo es vistozo).

Supongo que acá no lo podrían pedir por el posible coste de los mismos, o porque la competencia se dedicaría a retirar los carteles ajenos (qué fácil sería "arrancar" esos carteles).

Disolver el Congreso (o similar) en los países que se puede hacer (en Perú, el problema es que eso NO se puede hacer), suele ser una jugada típica pero arriesgada de los gobernantes cuando no tienen mayorías claras, se la juegan toda... O también para asegurar ganar unas elecciones cuando les va bien (el Sr Felipe Gonzáles en España, si no me equivoco, sabia mucho de esto).

En Lima sí que he visto (y oído) BASTANTES de esos carros publicitarios, bueno, suelen ser modelos de carros viejos con un mal parlante que no se entiende ni michi de lo que dicen... aunque a las horas que pasan (o pasaban) son (o eran) prudentes, media tarde o así...

Hasta Luego ;)

 
El 18 septiembre, 2005 22:26, Blogger Giancarlo dijo...

Hola Peppermint! Disculpa la respuesta tardona, pero estuve (felizmente) alejado de la web por toda una semana... Y efectivamente, ese es Koizumi, primer ministro japonés, a quien su hija y algunos otros comparan (dis)forzadamente a Richard Gere... Por cierto, cuando Gere estuvo en Japón promocionando su última película en marzo de este año, obsequió una visita de cortesía a Koizumi, quien sin dudarlo una vez (y aprovechando que estaba frente a cámaras) le preguntó: "shall we dance?"... Y para que veas que es verdad, dale click aquí. ¡Nos vemos!

Julián y Jomra, ¡bienvenidos! Efectivamente la idea es simple y efectiva. Y ahora les tengo una más: los candidatos no pueden pegar sus carteles (aún con estos autoadhesivos) en cualquier pared, sino sólo con el permiso de los dueños... Tengo la sospecha de que si aplicamos esa medida, los candidatos en el Perú se quejarían de que están siendo "marginados" por no permitírseles "promocionarse adecuadamente"... ¡Cosas de nuestra i(n)diosincracia!

 

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un vínculo

<< Inicio