miércoles, diciembre 13, 2006

Museo de John Lennon



Hace unos días, el pasado 8 de diciembre, se recordó un aniversario más de la muerte de John Winston Lennon, ocurrida allá en 1980, a manos de un fanático desadaptado (¡qué bueno que yo no tengo fanáticos!). A manera de homenaje Yoko Ono, su no menos famosa esposa, le dedicó una página entera en The Guardian y The Independent, dos importantes periódicos londinenses, y personas de todo el mundo le rindieron también pequeños homenajes locales en todos los extremos del globo. Desde las miles de personas que depositaron flores en el lugar en que ocurrió su muerte en Nueva York, pasando por un concierto especial en San Miguel (Lima), hasta quienes visitaron el único museo dedicado a él en el mundo, localizado en el Japón... ¡¿En el Japón?! Sí, el Museo de John Lennon no está en Liverpool, ni en Nueva York, ni en ninguna otra parte del mundo, sino en el Japón.

A pesar de no ser fanático de los Beatles no pude evitar pagar mi entrada a este museo ("un boleto por favor, con descuento universitario, aquí está mi carnet") cuando las circunstancias me lo pusieron a tiro de piedra la semana que pasó.

El museo forma parte del Saitama Super Arena, un estadio multifuncional terminado de construir en el año 2000, y exhibe los artículos de memorabilia de Lennon que aún está en manos de Ono, ordenados siguiendo un esquema temporal:



Zona 1: Memorias de la Niñez [1940-1955] - Lo más interesante son algunos de sus cuadernos escolares (¡todos hemos sido niños alguna vez!), sus libretas de notas y una "revista" de deportes que "editó" pegando fotografías y textos escritos por él sobre las páginas de una vieja revista de modas.

Zona 2: Rock & Roll [1955-1962] - A resaltar su primera guitarra (comprada por correo) y el programa de un festival escolar en el que tocó con su primera banda, The Quarrymen.

Zona 3: Los Beatles [1962-1967] - ¡Tienen que ver en vivo y en directo el trajecito multicolor que usó para la portada del "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band"!

Para pasar a las siguientes zonas, todas en el segundo piso, tienes que hacer uso de una escalera eléctrica que te advierte que, una vez que llegues a la zona 4, correspondiente al encuentro de Lennon y Ono, no puedes regresar a las anteriores. No pude dejar de reirme ante el mensaje subliminal: conocer a Ono significó para Lennon "ascender" a una nueva etapa de su vida, de la que no hubo vuelta atrás...

Zona 4 : Dos Vírgenes [1966] - ¿Una sala completa para el día del encuentro entre Lennon y Ono? Nahhhh... Interesante, pero demasiado para mi gusto.

Zona 5 : Paz y Amor [1968-1970] - La recordada jornada del "bed-in"

Zona 6 : Imagine [1970-1971] - ¿Recuerdan el piano blanco en el que Lennon compuso Imagine? ¿Ese que sale en los videos de la canción? Pues sí, ese mismo piano está aquí, en el museo. Imperdible también la hoja en la que escribió la canción. Por cierto, ¡qué fea letra tenías, John!

Zona 7 : La Ciudad de Nueva York [1971-1972] - Nada que comentar. Puras fotos. Mucho ruido, pocas nueces. Esperaba más de su paso por la Gran Manzana.

Zona 8 : El Fin de Semana Perdido [1973-1975] - Y resulta que un buen día, como fomentar la paz era visto con mal ojo por el FBI, Lennon fue deportado del "país de las oportunidades". Y, por como van las cosas estos días con lo de la "guerra contra el terrorismo", creo que nada ha cambiado por allá...

Zona 9 : Amo de Casa [1975-1980] - Una de las más interesantes porque cubren una época en que Lennon se alejó de la música para dedicarse a ser amo de casa / padre de familia, y que está poco cubierta por los medios. Personalmente opino que todos deberíamos darnos un respiro en algún momento para pasar más tiempo con nuestros hijos. Lástima que el mundo acelerado de hoy no permita hacerlo con facilidad...

Habitación Final: Por Siempre - Una instalación sencilla: sillas transparentes para que te sientes a leer tranquilamente los mensajes de "paz y amor" de Lennon y Ono en una gran pared blanca.


En este museo se nota la mano de Yoko Ono por todos lados. Por supuesto, habiendo sido ella una persona tan importante en la vida de Lennon, esto es inevitable y sería imposible pensar en una exposición de la obra del ex Beatle que no incluya alguna referencia a su musa. Pero definitivamente no estaba preparado a ver tanto de ella en cada esquina. Aunque, huelgan verdades, por unos momentos me metí en el papel de Ono-lover y me emocioné hasta las lágrimas al encontrar un teléfono blanco, del que no quería despegarme por nada (es una línea directa a la que Ono llama de vez en cuando para hablar por unos momentos con algún visitante al museo).

Sí, este no es el museo de John Lennon. Es el museo Lennon/Ono. Después de todo, por si no lo sabían, Lennon se hizo cambiar el segundo nombre y murió como John Ono Lennon. ¡Lo que hace el amor!

¿Recomendable? Si están en Saitama con dos horas libres, dense un salto. Si están en Tokio y ya terminaron de visitar lo que la guía de Lonely Planet les recomentó (y disponen aún de unas cuatro o cinco horas que perder), tomen un tren y visítenlo. Para los demás esto dependerá de vuestro nivel de fanatismo hacia la música de Los Beatles y, en especial, la de Lennon.

Y ahora los dejo, que está por zarpar mi submarino amarillo...

♪ We all live in a yellow submarine,
Yellow submarine, yellow submarine... ♪